El Testigo, una mirada a la otra Colombia

La exposición de Jesús Abad Colorado nos muestra el país que vive el dolor de la guerra.

En el Claustro de San Agustín (Carrera 8 # 7-21) se encuentra en exposición “El Testigo. Memorias del conflicto armado colombiano en el lente y la voz de Jesús Abad Colorado”, obra compuesta de más de 500 fotografías que el periodista ha recopilado desde 1992 hasta 2018, donde muestra la verdadera historia de dolor y desolación que viven los campesinos, indígenas, comunidades negras, y ciudadanos más humildes del país, envueltos sin querer, en una guerra que no les pertenece y en la que los involucraron los actores del conflicto para despojarlos de sus sueños y de sus tierras.

Es una de las exposiciones más visitadas en Bogotá, más de 300 mil personas han acudido al Claustro de San Agustín para conocer esa realidad que se vive en la otra Colombia y que muchas veces no quisiéramos ver, la de los desplazados, las masacres, los desaparecidos, el abandono y el dolor de familias que sólo quieren vivir tranquilas pero se encuentran en medio de una guerra, y se convierten en fichas movidas por personas poderosas que están a kilómetros de distancia y sólo los ven como víctimas ocasionales de sus intereses.

Jesús Abad Colorado, nos presenta en sus fotografías el testimonio que muchos quisieran borrar, pero que él, cómo testigo directo de la barbarie de la guerra nos acerca, para de forma contundente hacernos ver que no hay razones que puedan justificar el seguir inmersos en un conflicto de más de 50 años, donde a los niños les toca nacer en medio de las balas y a sus padres les toca salir huyendo de sus tierras para que sus hijos no repitan la historia de dolor que les tocó vivir a ellos.

Aceptemos la invitación de Jesús Abad Colorado, para que a través de sus fotos podamos ser testigos de un conflicto que en Colombia se niega a desaparecer, y así estemos lejos de las balas no podemos ser ajenos e indolentes con una realidad que viven muchos colombianos, la de las madres que buscan a sus hijos en fosas comunes, la de los padres que deben abandonar todo lo que han construido en la vida porque llegaron a arrebatárselo a la fuerza, so pena de perder su vida y la de su familia, la de los niños desarraigados que olvidaron sonreir y deben buscar un nuevo lugar para volver a empezar.

La entrada a la exposición no tiene costo, el Claustro de San Agustín está abierto de martes a domingo de diez de la mañana a cinco de la tarde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s