Cuando Seas Grande, lo mejor del rock en español

El musical que evoca los ochenta, estará en temporada en Casa E.

El rock en español marcó la generación de los ochenta, las bandas argentinas irrumpieron con fuerza en nuestras cabezas, de la mano de Charly García, sonaban genios como Miguel Mateos, Los Abuelos de la Nada, Enanitos Verdes, Los Fabulosos Cadillacs, y por supuesto, Soda Stereo; y en Chile, las letras de Los Prisioneros comenzaban a volverse himnos.


La influencia española también era notoria, con grupos más relajados, pero que sabían alegrarnos con sus canciones, como los Hombres G, Los Toreros Muertos, Los inhumanos, Los Ronaldos, Alaska y Dinarama, y Duncan Dhu. En México se estaba forjando también el movimiento que iba a dejar atrás grupos más pop que la parada como Flans o Timbiriche, y hasta la propia Yuri.


En Colombia se comenzó a generar un movimiento que dio paso a muchas bandas, entre ellas Pasaporte, Compañía Ilimitada, Sociedad Anónima, Distrito Especial, Hora Local, Kronos, y agrupaciones de rock más pesado como Darkness o La Pestilencia, y todo detonó en el Concierto de Conciertos que se hizo en el estadio El Campín el 17 de septiembre de 1988 con la participación de: Compañía Ilimitada, Pasaporte, Océano, Franco de Vita, Timbiriche, José Feliciano, Los Prisioneros, Los Toreros Muertos, Yordano, y el cierre, en el amanecer del 18 de septiembre fue para el inolvidable recital de Miguel Mateos, y su inolvidable “¿Qué es lo que quieren carajo?.


Esa época imborrable para muchos, y que dejó marcada un generación, se podrá apreciar en el musical Cuando seas grande, escrita por Mario Duarte y Javier Becerra, y que esta temporada será dirigida por Diego Matteus.


El musical se presentará del 26 al 29 de febrero en Casa E, la obra recreará lo que vivían los jóvenes en aquella época, y algunas de las más emblemáticas canciones de esos años, serán interpretadas por Inés Gaviria, Piyo Jaramillo (Compañía Ilimitada), y Bako (The Mills). Las boletas se pueden conseguir en Tu Boleta. Así que no se pueden perder la oportunidad de trasladarse de nuevo a los ochenta y cantar “¿Nene, nene, qué vas a hacer cuando seas grande?