Una bella despedida para Diego Armando Maradona

Gimnasia y Esgrima hizo posible el mejor homenaje que pudo tener el 10.

Gabriel Pellegrino, presidente de Gimnasia y Esgrima de La Plata, sin saberlo, hizo posible que Diego Armando Maradona tuviera la más bella despedida que pudo soñar el genio del fútbol mundial.

Maradona se despidió en las canchas del fútbol argentino, con la presencia de innumerables amigos, y cerca de la gente que tanto lo veneraba. Y a su lado siempre, su objeto más preciado, la pelota, porque así había iniciado su carrera en Argentinos Juniors, y era justo que terminara en esas canchas que, vieron transformarse a un pibe de Villa Fiorito en el ídolo de la gente.

Cuando Maradona llegó a dirigir a Gimnasia y Esgrima, conmocionó La Plata. Desde su llegada hubo fiesta en ‘El Bosque’, y cada vez que jugaba ‘El Lobo’ en la ciudad de las diagonales, había procesión hacia la cancha para alentar al equipo y para ver al Diego, que había aceptado el reto de tratar se salvar al club del descenso.

En cada cancha que visitaba se le rendían homenajes. Los amigos que, por tantos años le dejó el fútbol, le podían demostrar su aprecio y cariño. Bochini, Bertoni, Brindisi, Heinze, Tévez, Falcioni, Maxi Rodríguez, Miguel Oviedo, por solo nombrar algunos, fueron los anfitriones ideales, y encargados de dejar en claro lo que significaba Maradona para el fútbol argentino: su capitán eterno.

Grandes recibimientos vivió el Diego en cada ciudad, los hinchas querían ver a su ídolo, querían tratar de agradecerle todas las alegrías que Maradona les había regalado a lo largo de su carrera. Las banderas y el grito de “Diego! Diego!” volvió a resonar en todas las canchas.

En su visita a La Bombonera, se dio el esperado regreso del ídolo a casa. En esa cancha, donde el Diego desplegó todo su fútbol, donde supo salir campeón, los hinchas xeneizes le brindaron todo el amor acumulado durante tantos años. Maradona es un símbolo de Boca, y así se lo hicieron sentir.

Y en un juego amistoso, también pudo regresar al lugar en donde todo empezó, y que ahora lleva su nombre, el estadio Diego Armando Maradona, la cancha donde hacía jueguitos con la pelota en el entretiempo de los partidos cuando apenas era un cebollita, y como dijo en una de sus primeras entrevistas, soñaba jugar el mundial con la Selección Argentina y salir campeón… y el sueño se cumplió.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s